Versiones de la masacre ocurrida en Puerto Leguízamo (Putumayo)

 Versiones de la masacre ocurrida en Puerto Leguízamo (Putumayo)
Las comunidades indígenas del predio Putumayo pidieron a las autoridades y organismos de Derechos Humanos una atención urgente ante la masacre ocurrida en sus territorios ancestrales.

Luego de que el general Edgar Rodríguez, jefe del Comando Conjunto No.3 Suroriente, diera a conocer el hallazgo de siete cuerpos en la vereda Bellavista de Puerto Leguízamo (Putumayo), los cuales, según la versión militar, corresponderían a integrantes de los Comandos Bolivarianos de Frontera, este grupo armado dio a conocer un comunicado en el cual niegan que los cuerpos hallados sean de integrantes de su organización y atribuyen la masacre al frente 1 Carolina Ramírez.

De acuerdo con la versión de los militares, a raíz de una alerta del 26 de diciembre de la Defensoría del Pueblo, advirtieron el desarrollo de combates entre los Comandos de la Frontera contra el frente Carolina Ramírez, ambos con presencia armada en el Putumayo luego de las negociaciones de paz con las FARC.

Ante la confrontación armada entre estos dos grupos, el 28 de diciembre, en una operación conjunta con tropas de la Sexta División, la Fuerza Naval del Sur y el Comando Aéreo de Combate numero 6, los militares llegaron a la vereda Bellavista de Puerto Leguízamo (Putumayo), donde encontraron siete cuerpos sin vida.

En declaraciones a la prensa, el general Rodríguez manifestó que estos cuerpos son “al parecer (de) integrantes de la estructura GAOR residual 48, todos de sexo masculino, vestidos de civil, solo uno de ellos portaba prendas militares, tipo camiseta verde, pixelada en el área boscosa”.

En el comunicado de los Comandos de Frontera se afirma que durante los combates que se presentaron en los resguardos de Cayano y Bellavista resultó muerto uno de los miembros de su organización y “ante la superioridad numérica del adversario” tuvieron que replegarse.

“…ante la superioridad numérica del adversario se replega (sic) los combatientes buscando terreno más favorable, situación que aprovechan los guerrilleros para ingresar a los caseríos de estos territorios ancestrales, procediendo a sacar a la fuerza a campesinos e indígenas colocando a los hombres en fila y acribillando a sangre fría a cinco de sus pobladores”, afirmaron.

En el comunicado, el grupo armado denunció que los integrantes del frente Carolina Ramírez también asesinaron con ráfagas de ametralladora a un campesino que se transportaba en canoa por el río Putumayo.

“En el momento pasaba una canoa por el rio putumayo (sic) en ese sector decidiendo disparar con ametralladora a un campesino y como si fuera poco su cadáver luego de recogerlo es incinerado y el cuerpo sin vida con su canoa enviada aguas abajo como método de intimidación”.

Estas versiones están siendo verificadas por las autoridades.

Entre tanto, en medio de la confrontación, mediante comunicado, las Autoridades Tradicionales y Cabildos de los Pueblos Indígenas del Municipio de Leguízamo y Alto Resguardo Predio Putumayo denunciaron que: “Los hechos anteriores generaron el desplazamiento masivo de 35 familias indígenas que alcanza un aproximado de 120 personas entre adultos, mujeres, jóvenes, niños y niñas que se trasladaron a la cabecera municipal y otras zonas de la frontera con el fin de salvaguardar sus vidas e integridad física. Entre las personas desplazadas se encuentra la autoridad política y la autoridad ancestral. Dejando a la comunidad y su territorio desocupado, desprotegido y abandonado. Con los cuerpos que desde el momento de los hechos hasta la fecha no se ha realizado el respetivo levantamiento estableciendo el riesgo de problemas sanitarios”

Asimismo, pidieron “una inmediata misión humanitaria que verifique los hechos y el estado del territorio y la comunidad”.

Enlace a la denuncia de la las Autoridades Tradicionales y Cabildos de los Pueblos Indígenas del Municipio de Leguízamo y Alto Resguardo Predio Putumayo: 

La Red de Derechos Humanos del Campesinado del Putumayo, Piamonte Cauca, Cofanía Jardines de Sucumbíos Ipiales Nariño, dio a conocer mediante un comunicado, la difícil situación humanitaria que se está presentando en la zona en la que ocurrió la masacre e insistió en la necesidad de un Acuerdo Humanitario por la Vida para parar la ola de violencia que está sufriendo la región.

Se espera un pronunciamiento de las autoridades civiles y judiciales, como también de los organismos de derechos humanos, para conocer más detalles de este hecho lamentable que hoy enluta al Putumayo. 

Version de un grupo armado sobre lo ocurrido.

Publicación relacionada